Background Image

Aluxes

Magia, maíz y sangre

Por: Julieta Cortés
Fotos: Oscar Sauri
El puente que atraviesa la carretera de Cancún hacia al aeropuerto se ha convertido en uno de los múltiples protagonistas de las historias relacionadas con los aluxes.

Según una de las leyendas vox populi recopiladas por Alejandro Kato en su libro “Alux historias para creer”, narra que, cuando se estaba construyendo el puente, una parte de éste se derrumbó más de una vez sin causa aparente. Cierto día se presentó ante los hombres de la construcción, el líder de una comunidad maya y les dijo que, en ese sitio no podían construir nada porque era territorio de los aluxes, que debían realizar ofrendas y una ceremonia para pedirles permiso y así poder levantar el puente. Las personas encargadas de la construcción actuaron en consecuencia y realizaron la ceremonia con ayuda de un sacerdote maya.

Como ofrenda construyeron una casa parecida a una pequeña pirámide debajo de la parte del puente que se derrumbaba. Hasta la fecha se puede observar esta construcción como testimonio de que la ofrenda fue aceptada por los aluxes. Como ésta existen cientos de historias que hacen referencia a estos personajes mitológicos de la cultura maya. La palabra maya alux no tiene traducción al español, incorrectamente los aluxes son llamados duendes, pero esta denominación nada tiene que ver con su propósito y origen.

Los aluxes son muñecos de barro ataviados con la indumentaria y enseres de un agricultor. Su misión principal es estar al cuidado de los sembradíos; son excelentes guardianes de la milpa, para ello fueron creados. Gracias a sus dotes sobrenaturales destacan en sus labores como campesinos, caracterizándose por su eficiencia en todo el proceso agrícola, desde la siembra hasta su recolección. Estos seres tienen el don de atraer la lluvia en beneficio de la milpa a su cuidado, asimismo, la protegen de depredadores y ladrones.

El alux llega a un sembradío a petición del kolnáal, campesino maya, este acude al jmeen, sacerdote de ritos agrícolas. El jmeen elabora un muñeco de barro y mediante un ritual le da vida a través de las gotas de sangre del solicitante o dueño. Una vez que el alux ha cobrado vida, debe ser alimentado con una bebida denominada sacá que es una “variedad de atole sagrado”. En las urbes se ha tergiversado la visión de estos seres, se les ha caricaturizado como seres bromistas y hasta malévolos; son colocados a la par de entes y mitos paranormales. Siendo que en la actualidad, los aluxes están íntimamente relacionados con la vida cotidiana de los pueblos mayas, además de su labor en las milpas, también cuidan los vestigios arqueológicos de lo que fue esta antigua civilización.

Hoy en día gran parte del territorio maya ha sido transformado por la migración y la expansión de los pueblos. La invasión de montes, milpas, cavernas y espacios del alux, va en aumento; a consecuencia de ello, este se rebela y ocasiona daños al ser humano a través de fenómenos como tolvaneras o remolinos y de enfermedades como fiebre y calenturas. También hacen travesuras, ruidos o esconden objetos que no son de su propiedad.

En torno a los aluxes no solo existen mitos y leyendas también hay ritos relacionados a ellos. Entre los principales destacan tres: el rito de la creación, a través de la sangre humana se le da vida al alux. El rito de alimentación, cuando el campesino va a la milpa para llevarle sacá al alux y ofrendárselo con rezos. Y el rito para apaciguarlos se aplica para cuando un alux se ha quedado sin dueño, cuando este muere, el alux queda huérfano sin que nadie lo alimente y “tira piedras” a quien ose acercarse a la milpa de su ex dueño. Para que el alux se vaya o deje de molestar se debe hacer un ritual que solo los jmeeno’ob conocen.

Los aluxes fueron creados con sangre del kolnáal que siempre será del sexo masculino y se dice que el encuentro con el sexo femenino les causa la muerte. Cuando una mujer muestra sus genitales a un alux éste perece. En los municipios de Valladolid y Tizimín, en el estado de Yucatán los campesinos especifican que: “u wiix xch’úupalal ku kinsik aluxe” “orina de doncella” la orina de doncella o mujer virgen mata al alux, esto podría representar una alegoría al sangrado vaginal de mujer virgen, que refiere que los aluxes con sangre son creados, pero también con sangre son consumados.

Los aluxes trascienden la tradición y el mito, sus historias van más allá de las leyendas porque forman parte de la vida pasada, presente y futura de los mayas, su importancia es de gran valor para la cultura como el maíz mismo y su relación con el hombre está sellada por un pacto indisoluble de sangre.

La información recopilada para este artículo fue proporcionada en entrevista con Ana Patricia Martínez Huchim, Licenciada en Ciencias Antropológicas en la especialidad de Lingüística y Literatura, por la Universidad Autónoma de Yucatán. Es recopiladora de tradición oral en lengua maya y escritora. Premio Nacional de Literatura Indígena “Enedino Jiménez” 2005 y Premio Nacional de Narrativa Maya “Alfredo Barrera Vásquez” 2005.

La ilustración a lápiz es de José Luis Magalón, basado en una pieza hallada en el monte.

Las fotografías con las que se ilustra este artículo aparecen fuera de foco. Cuando solicité nuevas imágenes a la autora, esta me copió a su vez la respuesta del fotógrafo; “…aunque lo dude, fue muy difícil tomar esta foto, no se deja”. “Las fotos salieron fuera de foco porque el alux no se deja tomar fotos, intentamos muchas veces y no se deja, voy a intentar una vez más…”
Lo intentó nuevamente y he aquí el resultado. Pese a mi carácter escéptico esto me parece una anécdota muy divertida que nutre la leyenda.

-Nota del editor-

Comentarios

You dont have permission to register

Password reset link will be sent to your email