Background Image

Régimen y H2O

 

Un sano consejo
Por: Rafael Álvarez Cordero

Salud!!!, es uno de los brindis más repetidos en todo el mundo. Esto porque encierra una gran verdad; la importancia de la salud. Por el mismo tono podemos agregar otra frase más -que también tiene origen en la sabiduría popular-; la salud no es todo pero sin la salud no hay nada.

Mucho hemos aprendido en los últimos 50 años, sobre la influencia de nuestro estilo de vida en la salud; a diferencia de lo que por siglos ocurría, cuando la enfermedad y muerte sucedían como maldición divina o capricho inexorable del destino. Así por muchos siglos la edad máxima a la que llegaban los humanos era 35 o 40 años. Hoy un individuo de 40 años con estilo de vida saludable puede razonablemente vivir el doble.

¿Qué debemos hacer para tener un estilo de vida saludable? Escuchar lo que dicen los expertos; somos lo que comemos y la vida es movimiento.

Somos lo que comemos.

Aunque suene un poco drástico, si nuestra alimentación es de mala calidad, así lo será nuestro cuerpo; si comemos “chatarra” seremos “chatarra” y eso se ha comprobado una y otra vez. La alimentación sana es indispensable para lograr una verdadera salud, pero como señalé antes, no nos enseñan cómo comer y cuando nos preocupamos por hacerlo correctamente y enfrentamos tablas, cantidades, cifras, gramos y calorías… nos aburrimos y olvidamos el asunto.

Existen tres grandes grupos de alimentos. En primer término están las proteínas que son las que forman nuestro cuerpo y que podemos encontrar en carne, pescado, leche, huevos, soya. Luego están las grasas, que pueden ser saturadas como en la carne roja grasosa, yema de huevo, vísceras, embutidos y cuyo consumo debe ser muy limitado. Así mismo están las monosaturadas como el aceite de oliva, almendras, aguacate y aceite de pescado; que son mucho más sanas. Finalmente están los hidratos de carbono o carbohidratos, que son como el combustible de nuestro cuerpo y que se encuentran en vegetales, frutas, granos, harinas, pan, cereales, papas, etc.

Es muy importante que todos los días comamos estos tres tipos de alimentos y el secreto de la salud está en comerlos en proporciones adecuadas. Si usted quiere controlar su peso y medidas basta con comer la mitad pero de manera balanceada. Si además evita los carbohidratos y las grasas pronto las reducirá. ¿Pero cuánto es adecuado? Simplemente, lo que cabe en la palma de la mano.

La vida es movimiento.

Y si el consejo de comer sano es vital no menos vital es el ejercicio en cualquiera de sus formas. Un niño pequeño camina, tropieza, sigue adelante, corre, salta, juega y se mueve sin parar. Gracias a eso sus músculos, articulaciones y huesos están sanos y se desarrollan oportunamente. Como adultos debemos hacer lo mismo, cuando menos de media hora diaria de ejercicio físico.  No importa cual sea; caminar, subir escaleras, saltar la cuerda, bailar, nadar, ejercicio aeróbico, etc. Cualquier ejercicio es saludable y logrará tres cosas muy importantes; mantendrá su peso normal (o lo bajará si tenía sobrepeso), el cuerpo funcionará correctamente y se sentirá optimista y alegre. Sólo realizando un mes de ejercicio físico diario, moderado y agradable, sabrá lo bien que se puede sentir.

De hecho al finalizar nuestra rutina de ejercicio sentiremos disnea, taquicardia y diaforesis lo cual es normal. Disnea es falta de aire y respiración agitada; taquicardia es el ritmo muy acelerado del corazón y diaforesis es la sudoración. Por supuesto, esto indica que el ejercicio esta funcionando y que estamos acelerado el metabolismo, quemando calorías. Si perseveramos cambiará nuestra condición y podremos incrementar nuestra capacidad así como la carga de ejercicios. Alcanzado ese punto y en adelante nos sentiremos más contentos, de mejor humor y más alegres.

Al hacer ejercicio nos deshidratamos (se pierde agua por los pulmones al respirar agitadamente y se pierde por la piel al sudar) y por eso debemos hidratarnos constantemente con agua pura, es decir agua simple. Si el ejercicio es muy agotador debemos tomar también una fruta antes de hacerlo.

Los números mágicos.

No existe fórmula mágica para mantener la salud. Nada, además de una dieta balanceada y una rutina de ejercicio diario. Sin embargo, para  que sea más sencillo recuerde estos números: 0, 1/2, 1 y 2.

Cero comida chatarra.
Medios platos para olvidar las grandes raciones.
Una hora de ejercicio.
Dos litros de consumo diario de agua.

Una fórmula sencilla para recordar que mantener y mejorar nuestra salud todo lo que se necesita es un verdadero compromiso.

Rafael Álvarez Cordero
Clínica de Control de Peso y Tratamiento
Quirúrgico de la Obesidad.
Hospital Ángeles del Pedregal,
Torre Ángeles, suite 630, México D.F.

Comentarios

You dont have permission to register

Password reset link will be sent to your email