Background Image

Esnorquelear en la Riviera Maya

 

Desde que era una niña muy pequeña me asombraba el mar y todo el espacio que parecía ocupar... tanto que se agotaba la vista por buscarle el final.
 Recuerdo que mirarlo era una sensación casi hipnótica, con el vaivén de las olas, el poderoso sonido que provocaba cuando éstas rompían y el típico olor salado. Así un día en que junto a mis hermanos, pasaba el atardecer en la orilla de la playa, uno de ellos comentó; “Me gustaría ser un gigante para tomar al mar de su orilla y levantarle como carpeta para poder ver todo lo que hay debajo”. En ese momento decidimos que eso era lo que debíamos hacer. Y lo hicimos.

La primera vez que nos colocamos visor y aletas para zambullirnos en el mar logramos levantar esa carpeta. Esa oportunidad nos la dio esnorquelear.

¿Listos? -Preguntó el guía desde el frente de la embarcación-
Se van  a poner cuidadosamente el visor con la cinta rodeando la parte más ancha de la cabeza, saquen todo el cabello de la máscara.
Colóquense las aletas, sin que los lastimen o tampoco queden flojas… y al mover las piernas se deslizarán con facilidad incluso donde hayan pequeñas corrientes… No olviden asegurar el tubo para respirar en la máscara….

Esnorquelear es el contacto más básico y sencillo con el mundo submarino.

 

El instante en que aparece en el visor esa línea increíble que a la vista divide el cielo del profundo mundo diáfano. La totalidad de nuestro cuerpo cubierto por el estado líquido cede a esa sensación, ya que al disminuir nuestro espectro auditivo la atención se concentra en el tacto y la vista. Pronto descubres un increíble espectáculo arrecifal, paraíso de colores, de vida; así como rocas y arena, de amontonamientos esponjosos o plantas que parecen ser hogares y escondites.

El arrecife es una roca, una barra de arena o una superficie lo suficientemente fuerte para permanecer formada debajo del agua y que puede ser originada por la erosión y el movimiento de las aguas. También tiene origen biológico pues a través de muchos años se forma por el esqueleto calcáreo de los corales e incluso artificialmente por el hundimiento de barcos o estructuras hechas por el hombre, como los muelles. Estas superficies permiten resguardarse y alimentarse a diferentes especies que forman en conjunto un ciclo vital complejo y sumamente rico tanto o más que la misma selva.

Para moverse en el agua hay que ganar agilidad y ser cauto. Para bajar  inhalen profundamente, relájense, llenan de aire sus pulmones, doblen entonces su cuerpo al frente y hacia abajo en un ángulo de noventa grados. Así empújense abriendo los brazos y devolviéndolos al cuerpo,  sostengan la respiración, pataleen suavemente sin movimientos exagerados  y sobre todo siempre a una prudente distancia de las formaciones.

Pero ese mundo sólo conservara su riqueza en tanto sea respetado. Cosa que los guías profesionales no dejan de reiterar. El nuestro nos miraba frente a frente para resultar claro y convincente. Buscaba nuestros ojos asegurándose de que entendíamos la importancia de sus advertencias.

Tocar cualquier parte del arrecife y las especies que cohabitan en él  puede ser peligroso y un poco doloroso para ustedes pero puede ser mortal para el coral y los animales que viven en él…

¿Por qué no nos dice que al final también es mortal para nosotros pues dañar el arrecife es atacar nuestro propio origen? Así de fuerte, así de claro. ¿Cómo no asombrarse y respetar este frágil equilibrio y milagro de la vida? ¿Cómo es que la pesca y la contaminación también degradan tanto este mundo submarino? ¿Qué es lo que nos toca hacer para que a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos les toque también conocer el arrecife?

Esnorquelear es honrar y celebrar a la naturaleza por su generosidad y sabiduría.

Esnorquelear es una ceremonia, un ritual de respiración, de ritmo, de gracia y de asombro. Es comulgar con la naturaleza y al mismo tiempo un recordatorio de que si un día no hay agua tampoco hay vida.
No olvidemos que mientras exista nuestro origen existe nuestro futuro.

La Riviera Maya te ofrece las mejores opciones para disfrutar solo o con la familia de diversos sitios de esnorquel. Encontrarás excursiones en donde el esnorquel es parte esencial de la excursión. La mayoría de las excursiones cuentan con guías experimentados y si es la primera vez que esnorqueleas, debes pedir una detallada descripción del uso del equipo. En solo unos minutos verás lo fácil y divertido que es. Busca a nuestros amigos de Sacred Blue con los que disfrutarás de un día lleno de aventura y exploración.

Reglas importantes que no debemos olvidar.

En cualquier medio subacuatico es muy importante NO TOCAR NADA. Los corales son pequeños animalitos que son susceptibles a cualquier impacto y si los tocas, mueren. Lo mismo ocurre en los cenotes, donde las formaciones que vemos parecen ser de roca sólida, cuando en realidad son muy frágiles.
NO USAR BRONCEADORES ya que cuando nos metemos al agua con cremas bronceadoras, estas forman una capa en la superficie que no permitirá el paso de la luz del sol a los corales como debe ser. Lentamente este proceso los debilita hasta que mueren.

USAR CHALECO SALVAVIDAS pues es una parte esencial del equipo de esnorquel. El chaleco salvavidas nos permitirá mantener la posición adecuada así como cumplir un requisito elemental de seguridad.

Sacred Blue  tel: (984) 128 60 60
Tulúm, Riviera Maya

 

Celebrar a la naturaleza
Por: Liliana Pulido
Fotos: Eugenio Aceves

Comentarios

You dont have permission to register

Password reset link will be sent to your email